You are viewing the author archive for: Francisco Yanez

Siento unos celos incontrolables… ¿Qué hacer?

Siento unos celos incontrolables… ¿Qué hacer?

celos

 

Con seguridad te ha pasado alguno de los siguientes acontecimientos en tu vida: molestia porque

tu pareja es muy amable con algún amigo o amiga, envidia con algún compañero de trabajo

debido a las supuestas preferencias del jefe, ira ocasionada porque las cosas no te salen tan bien

como a tu vecino. En todos los casos existen unos celos por las personas cercanas a tu entorno

familiar, laboral o del vecindario, generado por un sentimiento de peligro por perder lo que has

ganado o lo que crees que te mereces, relacionado con tu pareja, el puesto de trabajo o tu vida en

general.

¿En realidad qué son los celos?

 

Los celos son un sentimiento que resulta de haber racionalizado una emoción. En el caso de los

celos amorosos, tu sientes que tu pareja sonríe mucho con otra persona y eso te lleva a pensar o

racionalizar que ya no te van a querer lo mismo o que se pueden separar de ti o que vas a perder

la relación tan bonita que mantenías. La racionalización de esta emoción de incomodidad o de

miedo se convierte en celos hacia tu contrincante en la relación de pareja.

 

En lo que respecta a los celos laborales o profesionales, al ver que tu jefe realiza gestos cordiales

con algún compañero, puedes pensar que le va a favorecer en un futuro ascenso y por ello surgen

los celos, matizados con un poco de odio y envidia. Tu mente es tan poderosa que utilizas la

imaginación de la peor manera, pensando un escenario catastrófico que la gran mayoría de las

veces nunca va a acontecer.

 

¿Cómo afectan los celos en tu desarrollo y relaciones?

 

Los celos infundados hacen que tu estado de ánimo decaiga, te distraigas pensando en hechos

futuros que no van a ocurrir, disminuya tu desempeño y hasta se te dificulte descansar. Las

relaciones infectadas de celos se afectan, porque la desconfianza generada por los celos

impide llevar una comunicación fluida y cordial. Cuando tienes celos de tu pareja comienzas a

preocuparte por cualquier detalle así sea insignificante, el cual magníficas para convertirlo en un

problema y amenaza. Lo mismo ocurre en tu trabajo cuando sientes celos de tu compañero, con

quien difícilmente podrás trabajar en equipo y ser cordial.

¿Existe algo bueno en los celos?

 

Los celos te alertan y ponen tus sentidos más agudos y sensibles. Si utilizas este acontecimiento

para bien, podrás utilizarlos como una motivación para ser mejor, superarte, ser más servicial y

atento en las relaciones. Pero si en cambio, dejas que los celos te agobien y se transformen en

odio o envidia, perjudicarán tu desempeño y las relaciones.

¿Cómo controlar los celos?

 

Cuando reconoces que los celos son producto de tu pensamiento, para manejarlos necesitas

cambiar tu forma de pensar. Es cuestión de actitud hacia la vida, puedes dejar que tu mente

genere ideas negativas o positivas. Deja que el pasado ocupe su lugar y no afecte el presente, ya

que por el hecho de que alguien te haya engañado en el pasado no significa que lo hagan ahora

y se repita la escena. Se optimista y piensa siempre lo mejor de los demás, no creas que te van a

engañar o perjudicar. Atrévete a confiar en ti mismo y en los demás, si logras que tu autoestima

se eleve, los celos disminuyen en igual proporción. Cuando te sientas cargado de emociones

negativas, libéralas a través del ejercicio, en lugar de dirigir tu mala energía hacia tu entorno y

personas que se encuentran cerca de ti.

Como hablar en Público-CERTIFICACION

Si sientes celos, analiza la situación y la realidad, porque generalmente haces suposiciones

equivocadas y exageradas, basadas en tu propia desconfianza y baja autoestima, la influencia de

experiencias negativas del pasado, y escenarios ficticios al estilo de novelas los cuales creas en tu

mente.

[wp_connect_comments href=”http://seminarios.com.mx/siento-unos-celos-incontrolables-que-hacer/” width=”600″ num_posts=”6″ colorscheme=”light” /]

Aprendé cómo resolver problemas

Aprendé cómo resolver problemas

[wp_connect_comments href=”http://seminarios.com.mx/aprende-como-resolver-problemas/” width=”600″ num_posts=”6″ colorscheme=”light” /]

¿Qué tipo de líder deseas ser?

¿Qué tipo de líder deseas ser?

sorpresa  lideres

Tal vez no exista otro concepto sobre el que se haya estudiado y analizado más como en el caso

del Liderazgo, incluso por encima de hablar en público, porque sin duda se trata de un atributo

vigente y muy útil para la Academia y los Negocios, las personas y profesionales de todo tipo que

desean ser protagonistas en la sociedad y su entorno.

 

Encuentra tu individualidad:

 

La primera reflexión que surge acerca del tipo de líder que deseas ser, es recomendar que cada

líder busque su propia receta que se ajuste a la medida de su misión, visión, deseo, habilidades

y libre elección. Porque de esta manera se sentiría cómodo con su liderazgo, existiría coherencia

entre su deseo y sus actuaciones, su actividad fluiría y su naturalidad al hablar en público se

notaría a leguas.

 

Encuentra las oportunidades de ser líder:

 

Los líderes por lo general son naturales y no impuestos, ya que en este segundo caso se

denominarían jefes y no verdaderos guías. Oportunidades de encontrar tu liderazgo las tienes

en todas partes, dentro de tu familia, vecindario, plantel educativo, trabajo, equipo deportivo,

lugar donde asistes regularmente para realizar ejercicios espirituales, no importa. Siempre

podrás practicar y sacar a flote tu estilo de líder, no debes esperar a liderar y hablar en público

exclusivamente a que te encuentres en tu trabajo y te nombren jefe.

Un líder situacional:

 

El rol del líder puede variar dependiendo de su misión, siendo en algunas oportunidades la del

académico cuando necesitas explicar un nuevo procedimiento, la de supervisor cuando requieres

hacer seguimiento o corregir la actuación de alguien, la de político cuando debes dar una noticia

difícil un poco maquillada para no ser tan agresivo con la problemática, la de motivador cuando el

equipo necesita con urgencia un envión anímico, la de influenciador cuando requieres una acción

rápida y a veces un cambio. Como puedes ver un líder es un poco de todo, parecido a un artista

que debe asumir su rol y papel con responsabilidad dependiendo del momento.

El líder y sus actuaciones:

 

De acuerdo con la forma de actuar, un líder podría clasificarse en conductor, autoritario,

participativo. En el primer caso, el conductor deja el protagonismo a la gente para que maneje

la reunión y él se convierte en un facilitador. El líder autoritario impone su naturaleza y sus

instrucciones esperando que los demás le obedezcan. En cuanto al líder participativo, es el más

equilibrado de los tres roles, porque define su objetivo y plantea unas ideas preliminares, las

cuales se construyen a partir de la participación e interacción con la gente.

 

El líder y su proyección:

 

Si analizas la imagen y proyección del líder, podrías ser carismático, empático, analítico,

comprometido, complaciente, espontáneo, creativo, apasionado. Todos estos son atributos

deseables para cualquier líder. El carisma proyecta alegría y energía, la empatía muestra cercanía

con la gente, el análisis invita a la reflexión y el cambio, el compromiso es preparación y respeto,

ser complaciente es entender al cliente, la espontaneidad lleva a la sorpresa, la creatividad hace

la diferencia, y la pasión logra influir e inducir al cambio.

 

¿Qué tipo de líder deseas ser? Comenzarás por ser un líder que transmita confianza y que se

oriente con sinceridad a satisfacer las necesidades de sus seguidores. Luego buscarás ser un

planificador, estratega y orientado a los resultados a través del equipo, porque ante todo el líder

debe ser efectivo. No busques ser sólo un tipo de líder específico, porque las situaciones te

exigirán asumir roles diferentes con tus seguidores, a veces motivarlos, en otras supervisarlos,

ante todo influenciar en ellos para que trabajen en una misma dirección y den lo mejor de si

mismos.

Como hablar en Público-CERTIFICACION

Tu método para diferenciarte como líder y lograr tus objetivos y los del equipo, dependerán de

tu personalidad, forma de ser, tus cualidades como orador y conferencista. Aprenderás al hablar

en público de los demás pero no los imitarás sin poner tu sello propio. Porque el líder vale por su

capacidad de mostrar lo mejor de su interior, transmitirlo a la gente que le rodea, e inspirarla a

seguirlo.

La diferencia entre el jefe y el líder

La diferencia entre el jefe y el líder

lideres en grupo

 

La primera diferencia que encontramos entre ser un líder o un jefe, es que el liderazgo se

asume mientras que la jefatura se impone. El ideal sería que todos los jefes fueran líderes, es

decir que la investidura y responsabilidad estuvieran siempre acompañadas de liderazgo. Pero

desafortunadamente no siempre ocurre así, porque no nos preparamos para ello.

 

Energía positiva e imagen con impacto:

 

La jefatura se impone o por lo menos así lo comunica y el mensaje se transmite, mientras que el

liderazgo se irradia en forma de energía positiva. El líder no convence por su investidura ni por

instrucciones, sino por su imagen y ejemplo, a través de la palabras y sus acciones.

 

Cumplir promesas:

 

El jefe ya cuenta con un punto alto de partida para ser líder, porque formalmente le han dado el

título. Su labor será demostrar que es un título ganado y no regalado. Para ello deberá convocar

a su gente, compartir su visión, escuchar la de sus seguidores, negociar expectativas y definir las

reglas de juego, actuar siempre de frente y de acuerdo a lo acordado, demostrando coherencia

y ser fiel a sus principios. No hay mal que más erosione la imagen del líder que no hacer lo que

dice, o al voltear la espalda comenzar a incumplir los compromisos.

 

Inspirar con la palabra:

 

El líder no necesita dar órdenes, porque su palabra será suficientemente inspiradora para que

todos la sigan. Muchas veces el líder deberá corregir y recomponer el camino con más dureza,

con aquellos que no quieran escuchar y afiliarse a la causa, pero serán las excepciones, ya que el

líder previsivo debió con antelación darse cuenta del desvío para incentivar su encause.

 

Involucrar a la gente:

 

Los líderes no sólo se encargan de conseguir los resultados de grupo sino que lo realizan

involucrando a su gente en forma voluntaria e inspiradora. Dentro de sus metas estará. También

lograr el bienestar de su colaboradores y el avance hacia sus objetivos individuales. Porque se

pueden lograr tanto los objetivos de empresa como los de cada persona. Por lo menos se puede

avanzar y apoyarlos a que se avance en su consecución.

 

Incentivar para dar lo mejor:

 

El líder como el jefe tienen la misión de que los talentos y recursos asignados se enfilen a cumplir

ciertas metas y actividades específicas en el menor tiempo y con máxima calidad. El buen jefe

será a la vez un excelente líder, cuando lograr inspirar para que los talentos den siempre con

agrado lo mejor de si, para beneficio personal y del grupo.

 

Se dice de manera coloquial que la gente no puede elegir a su jefe pero si puede hacerlo con

su líder. Lo cual da ejemplo que el liderazgo se ejerce en forma voluntaria, es decir que debe

convocar las voluntades para que le sigan en su visión y actúen con pasión.

Compartir conocimiento:

 

Un líder no se siente amenazado por sus seguidores, con miedo a que le quiten el puesto. El líder

conoce su valor y ha aprendido que cuanto más comparta más gana. No depende de una jefatura

ni de un puesto para seguir creciendo en su camino. Por el contrario encuentra que existen

apoyos sobre los cuales se sirve como el hecho de ser jefe, que son transitorios. Sabe que en la

medida en que forme y prepare su gente para reemplazarlo, logrará avanzar con mayor celeridad

a mejores posiciones y retos.

Como hablar en Público-CERTIFICACION

 

Trabajar en procesos:

 

El líder y jefe deben entender que los resultados se dan en forma natural cuando has hecho bien

el proceso. Sin duda tendrás un horizonte que seguir y unos objetivos cuantificables que alcanzar,

pero se llegarán a ellos con las estrategias adecuadas y haciendo bien el proceso.

Más importante que entender la diferencia entre líder y jefe, debes comprender que para ser guía

y facilitador de grupos, te sigan y se comprometan con tus metas, debes irradiar energía positiva,

cumplir las promesas, inspirar con la palabra, involucrar a la gente, incentivar para que den lo

mejor, compartir desinteresadamente y trabajar en los procesos para llegar a la meta.

El líder que nace y el líder que se hace

El líder que nace y el líder que se hace

 

 

 

 

Baby newborn fetus,  new born child embryo, birth concept

 

El líder que nace cuenta con la fortuna de haber recibido dentro de sus genes un don, el cual

debe mantener y desarrollar. El líder que se hace se debe sentir satisfecho en el hecho que por

si mismo ha forjado su destino y prosperidad, para servir a su entorno y dejar huella en él. Tanto

el líder que nace como el que se hace, se deben sentir orgullosos de haber descubierto esas

habilidades que le permiten influir y lograr resultados en un grupo. La habilidad para hablar en

público puede surgir naturalmente o a través del aprendizaje.

 

Tierra fértil espontánea o trabajada:

 

El líder que nace es como una tierra fértil que se encuentra dispuesta a generar y producir sus

mejores frutos. Pero si siembras en una tierra fértil desechos, no podrás esperar que la cosecha

sea apreciada. El líder que nace debe detectar rápidamente sus cualidades innatas para liderar y

guiar grupos, desde pequeño la gente le seguirá sin cuestionamiento y en el colegio con seguridad

será elegido para hablar en público, representar su grupo en deportes o académicamente. Es un

líder innato capaz de ser reconocido por la gente con facilidad.

 

El líder que se hace no es menos apreciado, porque ha logrado convertir una tierra cualquiera

en apta para sembrar y obtener los mejores productos y beneficios. Esto lo alcanza porque se

capacita, escucha, se apasiona, práctica y mejora continuamente, define sus metas y persiste en

alcanzarlas, supera las dificultades y no se paraliza ante su presencia, piensa en el bien común y

se cree el cuento.

 

Cualidades claves del buen líder:

 

Tanto el líder que nace como el líder que se hace deben poseer ciertas cualidades mínimas, las

cuales cultiva y evoluciona. Se trata de la habilidad para comunicarse y hablar en público, les

gusta las relaciones sociales y disfrutan asumiendo roles de grupo, no le tienen miedo a hacer el

oso o el ridículo y por el contrario disfrutan riéndose de si mismos, son auténticos y expresan sus

opiniones sin vergüenza, cultivan la lectura como medio para expresar anécdotas y vivencias, son

alegres y optimistas transpirando energía hasta por los poros, y sobre todo la agente se siente

bien representada en su figura porque les entiende y escucha.

 

Hablar en público:

 

Sin duda, el que habla en público y se encarga de encontrar oportunidades para seguir cultivando

esta cualidad de comunicación, será propenso para ser un líder real y reconocido, porque la

mayoría de las actuaciones del líder con su gente o con extraños será precisamente a través de

esta atractiva herramienta de comunicación, capaz de influir, motivar y generar acciones rápidas.

Relación con recursos y talentos:

 

El liderazgo se relaciona esencialmente con las personas y su talento, adicionalmente al manejo

efectivo y eficiente de los recursos, de los cuales se sirve para apoyar a la gente y conseguir los

objetivos. Por ello, no se concebiría un líder que no le guste la gente, participar de proyectos en

equipo y ser sociable. La relación con las personas implica, empatía y simpatía, reconocer la otra

parte y reconocer su propio valor. No se trata de agradar pasando por encima de sus creencias

sino de encontrar caminos y visiones comunes.

 

Autenticidad y convencimiento:

 

Ser espontáneos y auténticos, transparentes y sinceros, expresando siempre su opinión porque

se encuentran convencidos de ella, sin temor al qué dirán, pero a la vez dispuestos a cambiar y

seguir mejorando cuando le demuestran en buena lid lo contrario. La confianza y apertura pueden

ir de la mano para ser el mejor líder.

 

Como hablar en Público-CERTIFICACION

 

Asumir rol y protagonismo:

 

Sin importar si el líder nace o se hace, ante todo la persona debe querer asumir el rol, de

protagonismo, guía, facilitador, representante, faro. Porque muchas veces se podría desarrollar la

aptitud de liderazgo pero se tiene miedo de asumir su rol y responsabilidad. Es más cómodo ser

seguidor y dejar que otras personas decidan nuestro futuro.

 

Independiente de todo y de tus cualidades, tu siempre podrás ser un líder, comenzando por ser

líder de ti mismo y del lugar al cual deseas llegar, así como el camino que deseas emprender,

porque te apasiona y te gusta. También podrás acuñar tu propio estilo de liderazgo con el que

te sientas bien y como hecho a la medida. A veces corresponderá a las cualidades con las que

naciste y mucho tendrá que ver con el estilo de liderazgo que deseas irradiar. Existen miles de

oportunidades de hablar en público y encontrar tu tipo de liderazgo pero debes decidirte a asumir

el rol.

¿Cómo ser humilde y que te respeten?

¿Cómo ser humilde y que te respeten?

 

liderazgo influencia hablar en público

Los buenos líderes se enfrentan a decenas de retos todos los días, para encontrar el equilibrio

entre comunicar y escuchar, delegar y controlar, trabajo individual o en equipo, toma de

decisiones consensuada o dirigida, analizar o actuar, hacer seguimiento o dejar libertad,

motivar o permitir que cada quien se autogestione, dar o recibir, arriesgar o ir a lo seguro, y así

sucesivamente. Uno de estos dilemas que vamos a analizar es hasta donde el líder debe ser

humilde sin perder el respeto, es decir sin pasarse al otro lado.

Al hablar en público, una muestra de humildad es permitir a la gente que se exprese, haga

preguntas y se relaje, todo dentro de un orden y respeto mutuo.

 

Más importante ser líder que la imagen:

 

Se suele decir que el buen líder no necesita fanfarronear para demostrarlo. El más inteligente

no requiere humillar a los demás con su conocimiento para demostrar que sabe. El ganador no

necesita restregar sus logros ante el vencido. La persona arrogante y orgullosa no termina de

ver más allá de su nariz y estará propensa a caerse y quedarse sola. Cuando sales a hablar en

público debes primero sentirte capaz de hacerlo antes que intentar mostrar una imagen adusta

que inspire respeto.

 

Cuestión de generosidad y entrega:

 

La humildad es un atributo de los más grandes líderes que conoces o has escuchado. Porque

detrás de la humildad está presente un alma generosa que pone por encima de su ego el

bienestar colectivo. El humilde nunca detiene su crecimiento porque reconoce haber llegado a una

cumbre pero no a su destino final. El humilde se brinda al servicio de las personas con apertura y

cercanía. Ser humilde al hablar en público te acercará con tu audiencia.

 

No degradarse ni humillarse:

 

Pero al humildad tiene un límite, impuesto por cada persona de acuerdo con sus necesidades. La

humildad no te debe llevar a bajar tu autoestima y humillarte ante las injusticias, creyendo que te

lo mereces o que no mereces más. La humildad en el líder no debe insinuar a su público que le

pueden pisotear, que le falta carácter, que es débil, que les permite un libertinaje y el desorden.

La humildad llega cuando le faltan el respeto o se le falta a si mismo. Al hablar en público debes

permitir que la gente se exprese pero con respeto.

 

Ser genuino:

 

Ser humilde es un sentimiento y expresión que sale del interior de la persona en forma genuina.

La humildad no se puede disfrazar de una falsa modestia para engañar a incautos. Se es humilde

porque se conoce su poder y no se deja que la vanidad supere al valor existente. Se es humilde

porque se reconoce en todos los seguidores y compañeros un valor y una diferencia. No se es

humilde cuando se asume el rol y el teatro para demostrarse sencillo y ganar la favorabilidad

externa.

 

Dispuesto a compartir:

 

El líder humilde esta dispuesto a compartir sus conocimientos y experiencias con las personas.

Porque no depende su poder y liderazgo en guardar secretos o esconder información. Esto sólo

le traerá perjuicios a su gente, a si mismo y a la empresa que representa. Ser humilde no significa

parar de crecer, y por el contrario es el mejor síntoma de que reconoce que no ha llegado a su

tope ni a su máximo rendimiento. Cuando des una conferencia entrega todo tu conocimiento y

experiencia sin guardarte nada.

Como hablar en Público-CERTIFICACION

Lejos de la vanidad:

 

La vanidad es uno de los peores males del líder, porque centra en su ser las miradas, para que

lo alaben, perdiendo la sensibilidad para detectar los cambios y los peligros, reforzar y motivar

a su equipo para que se mantenga en su camino. La vanidad magnífica una imagen falsa, llena

de debilidades, lo cual lleva al líder a perder conexión con su equipo. Estar orgullo de si mismo

refuerza su autoestima, pero ser vanidoso en extremo eleva una burbuja que se puede explotar en

cualquier momento. Tu actitud al hablar en público debe ser cercana y relajada, nunca vanidosa y

superior.

 

El líder debe encontrar el equilibrio perfecto para mostrar su genuina humildad con sus

seguidores, sin que les lleve a faltarte el respeto, en cuyo evento deberás ser igual de firme y

claro, sin temor al qué dirán, que es una de las falencias en el crecimiento personal. Recuerda que

el líder debe lidiar todo el tiempo con la búsqueda de equilibrio ante los diferentes restos que se le

plantean, como el ser humilde sin perder el respeto.

La lucha interna del liderazgo

La lucha interna del liderazgo

ordena tus pensamientos

¿Por qué la suerte no me acompaña?

 

Existen personas que se la pasan viendo el éxito de los demás, con envidia porque sienten que

están bendecidos por la suerte, mientras que para ellos nunca la suerte los ha acompañado,

pues ni un pequeño sorteo de azar se han ganado. Los líderes ganadores nunca buscan la suerte

ni esperan a que les llegue, se encargan de crear sus propias circunstancias virtuosas que les

lleve a los resultados anhelados. Si deseas que la suerte te acompañe cuando hablas en público,

concéntrate en tus objetivos y en las necesidades de tu audiencia.

 

Carisma y liderazgo:

¿Por qué algunas personas al hablar en público irradian un magnetismo tan fuerte que todos

quedan felices e impactados con su mensaje, así parezca a primera vista un contenido muy

normal y no fuera de lo común? No es cuestión de azar ni de suerte lograrlo, es explotar el don del

carisma y del liderazgo positivo.

 

Elimina la envidia:

 

No tengas envidia de la aparente suerte de los demás convencido que sus logros son cuestión

de azar. La verdad es que lo que obtienen es producto de su conocimiento y experiencia,

trabajo y dedicación, amor y pasión, tener objetivos claros y poner en marcha estrategias para

conseguirlos. El éxito al hablar en público es producto de comunicar las respuestas que esperan

escuchar las personas que asisten a tu evento.

 

Obtener resultados:

 

Lo que denominas como suerte en realidad es obtener resultados, lo cual necesita método

y misión de logro. Si te quedas sólo en el plano mental de desear lo que tienen y logran los

demás, lo único que alcanzas es mantenerte inactivo. Si por el contrario, en lugar de compararte

te dedicas a superarte todo el tiempo y a ser mejor, los resultados vendrán acompañados de

tus actuaciones. Al hablar en público debes encontrar tu propio estilo y salir a demostrarlo con

convencimiento.

 

No más disculpas:

 

El escritor y poeta chileno Pablo Neruda decía en uno de sus pasajes, que la suerte era el

pretexto perfecto de los fracasados, para justificar su pobre desempeño. Se trata de personas

que sólo intentan justificar sus malos resultados aduciendo y echándole la culpa a la mala suerte,

o producto que ella no te acompaña. El líder nunca espera que la suerte le llegue sino sale a

buscarla. ¿Cómo? Teniendo propósitos en su vida, capacitándote para ser mejor, buscando logros

en forma simultánea a que los consigan la gente que les sigue y que se encuentran en su entorno.

 

Tu eliges tu destino:

 

Las cosas y eventos no pasan por casualidad y por cuestión de la suerte o azar. Todo depende

de lo que quieras ver, algunos sólo les interesa ver lo malo y el fracaso, mientras que los líderes

siempre ven oportunidades para seguir mejorando. Tu eliges si deseas que la vida haga de ti

su marioneta o te encargas de forjar el futuro. No esperas más y planifica tu próximo evento y

oportunidad para hablar en público mostrarte y servir.

 

Del pensamiento a la acción:

 

Si crees que existe la suerte no debes esperar a que ella venga a tocar tu puerta, ya que debes

salir a buscarla e ir más allá, debes crear tu propia suerte. Haciendo lo que te gusta y apasiona,

rodeándote de gente alegre y optimista, tomando acción sobre tu destino y saliendo a obtener tus

sueños.

 

Las oportunidades están:

 

Para cumplir tus sueños no debes esperar el momento adecuado en que las oportunidades y

condiciones sean las perfectas o que la suerte te acompañe. Porque te las pasarás esperando

dicho momento perfecto. Las oportunidades ya están y sólo debes desear visualizarlas, tomando

acción para conseguir tus metas. No esperes más.

Como hablar en Público-CERTIFICACION

 

Es cuestión de mentalidad:

 

La mente es tan poderosa que lo que pienses se cumple. Si te sientes derrotado antes de hacer

la lucha, eso sólo obtendrás. Con el ingrediente que el negativismo proyecta una energía muy

poderosa que sólo atrae más negatividad. La suerte es para los optimistas y alegres, para los que

se deciden a actuar y no esperar. Si deseas ser el mejor para hablar en público debes primero

creer que lo eres y nunca parar de mejorar.

 

Los secretos del mejor desempeño -Hablar en público

Los secretos del mejor desempeño -Hablar en público

Hablar en público

 

La búsqueda por lograr el mejor desempeño es una constante en todo profesional que desea

sobresalir y ser exitoso en su actividad. Así lo entienden los líderes y los equipos de más alto

nivel, así lo experimentan los conferencistas y oradores al hablar en público. Tú como individuo

debes mejorar continuamente tu desempeño, así como lo debes hacer al formar parte de un

equipo de trabajo. Pero, ¿cuál es el secreto para lograr el mejor desempeño?

 

Somos seres integrales:

 

La primera arista o punto de vista que nos puede dar luces al reto de alcanzar un mejor

desempeño, consiste en ganar consciencia de que ante todo somos seres humanos integrales,

que necesitan equilibrar su aspecto físico, emocional, mental y espiritual. Antes de salir a hablar

en público es muy importante que te encuentres bien en todos los aspectos, físicos, mentales,

emocionales y espirituales.

 

• Personas bien alimentadas para que nuestro cuerpo tenga la energía suficiente y seamos

saludables.

 

• Personas motivadas y alegres con el optimismo a tope para que nos enfrentemos a nuestro

destino con todas las ganas y pasión.

 

• Personas bien preparadas, con los conocimientos adecuados y enfocadas en llegar a nuestras

metas.

 

• Personas con una misión clara y un propósito de servicio que nos invite a llegar cada vez más

lejos.

 

Cuestión de actitud:

 

Se dice de tiempos atrás, corroborado por variados escritores, que nuestra vida y el color con la

que la vemos, depende de nosotros mismos. Si vemos un panorama triste con seguridad todo nos

va a salir mal porque nos predisponemos al fracaso. Por el contrario cuando vemos la vida con un

tinte alegre y optimista, con seguridad la suerte nos sonreirá y el éxito nos cobijará. Es cuestión

de actitud, lograr peores o mejores resultados. Por ello, los campeones y líderes exitosos ven ese

mismo éxito antes de emprender su actividad. Si deseas tener éxito al hablar en público comienza

por desear ese final feliz y piensa en ello.

 

Saber utilizar la energía:

 

¿Por qué un deportista de élite supera así sea en pocos metros o segundos a otro deportista

que se encuentra en las mismas condiciones? Lo logra porque sabe canalizar la energía en su

victoria y en su actividad para mejorar su desempeño. Cuando alguien tiene miedo, por ejemplo

a un perro rabioso, logra correr tan rápido y saltar tan alto como nunca lo había imaginado. Si

ese mismo miedo logras utilizarlo para tu desempeño, con seguridad te sorprenderás de los

beneficios y mayores rendimientos obtenidos. Utiliza el miedo, la ansiedad, la energía que te da

la alimentación, la motivación para enfocar tu energía al hablar en público, y verás que la gente

percibirá tu mejor desempeño.

 

Ser mejor persona:

 

Cuando te desgastas en iras y rencillas, odios y venganzas, celos y recuerdos tristes, tu energía

se dilapida y tu desempeño decrece. Un empleado que llega a su trabajo sin ganas y con una

tristeza profunda, con seguridad rendirá menos que otro que llega sintiéndose con ganas y con

alegría desbordada. Ser mejor persona, buscando servir y no agredir al prójimo, alegrándose de

los éxitos de los vecinos y no refunfuñando por la envidia, evitará que nuestra energía se pierda

y se desperdicie. Cuando estás hablando en público no busques enemigos en tu audiencia,

no te enganches en luchas personales, y por el contrario siente el placer de dar lo mejor de ti,

agradecido porque los demás aprendan y mejoren.

 

Como hablar en Público-CERTIFICACION

 

Los secretos del mejor desempeño para el líder y orador al hablar en público, incluyen conocer

que somos seres integrales y que debemos velar por ser cada vez mejores en todos los aspectos

sin descuidar ninguno. Tener una actitud positiva y optimista a toda prueba porque en ese

pequeño detalle partimos como vencedores y no derrotados de antemano. Entender que toda

energía es buena, incluso la del miedo, si aprendemos a utilizarla para nuestra actividad y no

la desperdiciamos en celos y envidias. Ser mejores personas es el camino del éxito y del mejor

desempeño, cuando nos entregamos al servicio genuino de los demás.

A quien debes aprender como Orador

A quien debes aprender como Orador

View From Behind As CEO Addresses Meeting In Boardroom

Oradores reconocidos como Péricles o Demóstenes en la antigua Grecia, educadores,

motivadores, intelectuales, conferencistas, estadistas, políticos, influyentes, artistas y

profesionales de marketing de todo el mundo, han aprendido unos de otros para perfeccionar su

técnica y encontrar su individualidad.

Decir que Abraham Lincoln era un optimista, Kennedy proyectaba un atractivo y energía peculiar,

Reagan lograba conectarse y llegarle a la gente así como lo hacia el Pablo Juan Pablo II, y en

la época actual nadie duda del poder y cercanía de Obama para ser convincente y capturar las

mentes y corazones de sus seguidores.

Comunicación verbal y escrita:

Muchos Oradores complementan su actividad y fama al hablar en público con la comunicación

escrita a través de libros que han llegado a convertirse en verdaderos bestsellers y el

posicionamiento de frases célebres por su sabiduría cotidiana. Para mencionar tan sólo unos

ejemplos, se encuentra el motivador Zig Ziglar, Anthony Robbins en Superación Personal, Wayne

Dyer en la Psicología y Autoayuda, Stephen Covey en Liderazgo y Efectividad empresarial, y así

podríamos seguir con cientos de expertos comunicadores incluyendo importantes figuras Latinas y

de todo tipo de nacionalidad.

Líderes y figuras no te faltarán, a quienes aprender para seguir tu propio camino como experto

Orador, proyectando al hablar en público: magnetismo e influencia, credibilidad y distintivo,

personalidad y verdadero deseo de servir. Sin embargo, al primer líder que deberás seguir con

detenimiento y entusiasmo, serás tu mismo. Porque se convertirá en la mejor forma de seguir

creciendo.

• Debes aprender a expresar contenido y emociones, no sólo simples palabras. Para lo cual

sincronizarás el lenguaje verbal con el no verbal, e irás más allá logrando que tu mensaje surja

desde tu interior del alma, con convencimiento y pureza.

• Debes producir con tus actuaciones mucho placer y agrado, tanto para el destinatario como para

ti mismo como emisor de mensajes. Nunca agredirás con palabras inoportunas o irrelevantes,

siempre serás consciente del punto de partida de cada interlocutor para añadir más valor.

• Serás respetuoso de tu audiencia y de tu profesión al hablar en público, llegando a cada evento

con mejor preparación, lo cual implica disciplina y trabajo, actualización y conocimiento de todo

lo que te rodea, incluyendo el perfil de cada persona y el escenario.

• Utilizarás la respiración como fuente de relajación y en la emisión de sonidos vocales. No

te mostrarás exhausto y con jadeo pero tampoco aburrido y perezoso, eliminarás la tensión

presente en cada parte de tu cuerpo para mostrarte confiable y relajado, recordando que la

respiración oxigena tu cuerpo y tu mente, tu expresión y comunicación.

• Trabajarás para mostrarte natural y espontáneo, al comunicarte y hablar en público. Porque en

este estado y postura, dejarás ver tu verdadero ser y valor. Observa las películas y vídeos sin

sonido para detectar el mensaje no verbal, los gestos y expresiones.

Mirarte al espejo:

Para convertirte en tu propio guía y personaje a seguir, utilizarás el espejo como herramienta

de progreso. Nadie mejor que tu mismo para decirte lo que ves, las verdades y defectos,

mejoramientos y logros. Mutarse al espejo no es sólo para peinarse por las mañanas sino un

hábito de los más grandes Oradores, del cual no puedes faltar tú.

Como hablar en Público-CERTIFICACION

Tu puedes aprender como Orador de grandes figuras y motivadores, expertos en su campo,

en plena acción cuando hablan ante el público. Pero en especial, debes dedicarte y enfocarte

a aprender de ti mismo, tus reacciones y propias motivaciones, aspectos a seguir mejorando e

identidad propia que poco a poco irás obteniendo.

Aprender a amar tu actividad y desarrollar la pasión

Aprender a amar tu actividad y desarrollar la pasión

Sonrisa lider oratoria

El líder, conferencista, motivador y en general el trabajador que desea ser exitoso en su actividad,

comienza por amarse a si mismo, amar a los demás y amar lo que hace. Al hablar en público, la

gente detecta en forma instantánea si el Orador disfruta con el tema y con compartir el contenido,

si tiene un verdadero sentido de servir y satisfacer las necesidades de su público, si es alegre y

transmite con pasión su felicidad.

 

Agradecer y ser agradecido:

 

Para aprender a amar tu actividad debes primero apreciar tu labor, ser agradecido con tu vida

y las oportunidades que se te brindan, entender tu misión en el verdadero valor de servir y

hacer algo por la gente y tu entorno, disfrutar con lo que eres y tienes, lograr que tu trabajo y

tus aficiones encuentren un mismo destino. Cuando hablas en público con amor, la gente te

agradecerá tu gesto brindándote también amor.

 

Tener objetivos y retos:

 

Para desarrollar tu pasión debes siempre tener retos que te motiven a alcanzar y superar,

levantarte todas las mañanas optimista y alegre, entregarte a fondo a tu actividad y enfocarte con

todo tu empeño en el logro de resultados. La pasión al hablar en público se expresa irradiando

energía, lo cual facilita que la gente se vincule a tu contenido y escuche con atención.

 

El carisma es la suma de amor y pasión:

 

Cuando el amor y la pasión se unen, aflora de manera natural tu carisma, el cual se proyecta en

la gente y el entorno en forma de atracción. Cuando observas a cientos de personas admirados

ante la presencia de su ídolo, al cual le escuchan con atención y sin parpadear, es porque ven en

el personaje la suficiente atracción y carisma.

 

El carisma se desarrolla cuando amas tu vida y todo el paquete de cosas buenas y malas que

vienen con ella, tienes una alta autoestima y te valoras a pesar de los inconvenientes que se te

presenten, eres capaz de motivarte y sacar una sonrisa a pesar de las dificultades, porque eres

optimista por encima de todo, viendo el lado positivo de toda situación.

 

Ser optimista:

 

El amor florece cuando aprecias las cosas desde los pequeños detalles, siempre encuentras

un mejor mañana, tienes fe y esperanza, encuentras en las interacciones con las personas una

oportunidad para dar y recibir, y eres agradecido con el protagonismo y rol que has escogido

libremente. Hablar en público es un medio de comunicación que te brinda la gran oportunidad de

dar y recibir, sirviendo y obteniendo logros.

 

Cuando se menciona que la pasión es el requisito previo para realizarte plenamente, se refiere

a que el deseo es el motor que te lleva a la consecución del éxito. El líder reconoce que en su

camino encontrará dificultades las cuales podrá superar apoyado en su pasión, la cual le da

energía, capacidad, constancia, esfuerzo, foco y mejor desempeño.

 

Mira dentro de ti:

 

La pasión se encuentra dentro de ti mismo, por lo que no debes salir a buscarla afuera. Se nutre

de hacer lo que te gusta, de los recuerdos exitosos, de las recompensas que obtendrás, del placer

de servir y obtener resultados. Encuentra qué es lo que más te gusta hacer, en donde te sientes

pleno, las cosas que te motivan, y allí muy cerca se encontrará la fuente de la pasión. Si hablar en

público te motiva y sirve de medio para cumplir tu misión y deseos, entonces proyecta esa misma

pasión cuando te diriges a la gente.

AD-CERTIFICACION

Es cuestión de Actitud:

 

El amor se aprende y se cultiva valorando, apreciando, entregando, reconociendo, y actuando con

buenas intensiones. Cuando valoras tu trabajo, aprecias a las personas, reconoces tus bondades,

y actúas siempre dando lo mejor que tienes para brindar en cada momento. El amor te regocija y

te produce placer, así que ¿por qué no transmitir siempre amor, en lo que haces?

La pasión permite mejorar tu desempeño y lograr cosas que parecían imposibles. Porque te llenas

de energía extra para emprender tus proyectos. Hablar en público con pasión le añadirá poder y

energía a tus palabras, llegando con más fuerza a la gente.