Category: Blog de superación

COMO HABLAR EN PÚBLICO SIN MIEDO

COMO HABLAR EN PÚBLICO SIN MIEDO

En este artículo aprenderás como hablar en público sin miedos

??????????????????

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una inquietud recurrente en todas las personas que desean hablar en público es encontrar la

fórmula para superar el miedo, que siempre está presente cuando te enfrentas a esta potente

actividad de comunicación.

 

Algunos síntomas es sentir cosquillas en el estómago, sudarte las

manos, angustiarte en los momentos previos al evento hasta el punto de que sientes que vas a

flaquear y no podrás salir airoso en tu objetivo.

 

Sin embargo, la buena noticia es que siempre se

supera el miedo, aunque nos haga pasar malos momentos previos.

AD-CERTIFICACION

El miedo siempre está presente al hablar en público:

 

El miedo es una emoción cuya misión es alertarte y protegerte, de un entorno inesperado y a

veces agreste.

Sentirte incómodo con determinadas personas o grupos de ellas, esperar lo peor

sobre el futuro que se avecina, no tener control sobre las situaciones y cambios en el entorno, son

algunos ejemplos de situaciones que cultivan el miedo. Hablar en público por supuesto produce

miedo, no tanto porque no te sientas capaz de desempeñarte con propiedad, sino porque sientes

angustia de hacer el ridículo y de que se presenten situaciones inesperadas que te lleven al

fracaso.

 

Para superar el miedo lo mejor es prepararte:

 

El mejor antídoto contra el miedo es la preparación, para garantizar que esas situaciones de

contingencia que se pueden presentar no te tomen desprevenido.

 

Al hablar en público te puedes enfrentar a un público difícil, desmotivado y desinteresado, expectante de que falles para juzgarte

sin piedad.

También te puede ocurrir durante la presentación que se vaya la luz o falle el sonido

del micrófono, la presentación se borre o el powerpoint no funcione.

Que tal si se nubla tu mente y se te olvida el contenido que tenías programado comunicar.

Si estás preparado y tienes alguna

solución planificada para atender estas emergencias, el miedo se podrá enfrentar.

 

Diferencia el miedo real del irreal:

 

Recuerda que las emociones como el miedo no se pueden eliminar, pero si se pueden controlar

y superar.

Por el simple hecho de que somos seres vivos que sentimos, y que alegría de serlo.

1- El miedo real se enfrenta actuando cuando tenemos confianza de que estamos preparados.

2- El miedo irreal que se genera en nuestra mente cuando dejamos que el negativismo gane protagonismo, se

enfrenta revelando la verdad y evitando hacer suposiciones falsas o sin fundamento.

Hablar en Público

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Convierte el miedo en pasión:

 

Para hablar en público sin miedo debes primero poder identificar si la angustia es real o irreal,

luego buscar protegerte a partir de la preparación, y por último aprender a aprovechar la energía

que se genera producto del miedo para convertirla en pasión, la cual irradiarás por todo tu

entorno.

 

El miedo es energía que se transmite:

Las emociones son energía pura. Vasta verlas en la alegría que vincula o la tristeza que invita a

la reflexión. La furia incentiva la actuación y el miedo invita realizar acciones que nos protejan.

Cuando eres consciente de la presencia de esta fuente energética, le permites estar pero no la

dejas que se mueva a su libre albedrío. Por el contrario, utilizas esta energía para proyectar con

fuerza tu comunicación al hablar en público.

 

Una manera es proyectar y compartir con tu público la

pasión y alegría, la cual se siente y es agradable para ambas partes.

 

Utiliza el miedo a tu favor al hablar en público:

 

La mejor receta no es buscar hablar en público sin miedo, sino utilizar el mismo para mostrar y

vender con una energía superior, el contenido de tu conferencia. Los deportistas canalizan el

miedo en acciones que les permite superar su desempeño.

 

Los conferencistas exitosos utilizan el miedo para irradiar energía y poder supremo en su entorno.

La gente que recibe afecto a través de la energía se involucra y participa, y las personas que perciben pasión en su líder se motivan a

emularlo.

Si quieres aprender Como hablar en público te invito ver el siguiente enlace.

AD-CERTIFICACION

Deja tus comentarios y dime que otros temas te gustaría que desarrolle en el siguiente post.

[wp_connect_comments href=”http://seminarios.com.mx/como-hablar-en-publico-sin-miedo/” width=”600″ num_posts=”6″ colorscheme=”light” /]

 

Tengo miedo

Tienes miedo? No te rindas…Enfréntalo

 

 

 

Hay momentos en la vida que nos paralizamos y no encontramos el camino para reaccionar.

 

¿Te ha pasado esto en algún momento?

Posiblemente hoy tengas miedos que no te permitan descubrir tu verdadero potencial , esto mismo le paso a Christopher Maloney completamente aturdido por su miedos, tanto miedo tenia que no podía respirar ante el público presente.

 

Al final lo enfrento y nos da una lección de cómo el pánico se trasforma en pasión y sus talentos se expanden y lo trasforman en un súper dotado.

 

Te invito a ver la historia de este hombre aterrado.

 

También podrás descubrir que cuando enfrentes tus miedos es posible brillar.

¿Qué necesitas para ser feliz?

 

Como crear una marca personal

 

“Los tiempos difíciles pasan, pero los hombre fuertes permanecen”

En tiempos difíciles en algunos momentos nos debilitamos y corremos el peligro de sucumbir ante la tempestad. Pero no tengas miedos “Un mar calmado no hace buenos marineros” Hay que crecerse ante la adversidad y mostrar de que madera esta forjado tu corazón.
“Convierte las dificultades en ventajas” Dale Carnegie

Recuerdo aquellos tiempos de grandes adversidades cuando todo estaba obscuro y no había una salida a mis problemas. Angustia, desesperación y mucho dolor.
Me encontraba sin dinero, sin trabajo y sin la posibilidad de poder alimentar a mi familia que ya hambrienta me exigía resultados. Mis intenciones eran buenas, pero mis resultados eran muy malos. Yo quería salir adelante pero NO PODIA, me desesperaba el hecho de que los demás no entendieran lo que yo vivía.
Ahora lo entiendo. Comprendo que los pensamientos condicionan nuestras emociones y mientras uno NO controla sus emociones no podrá tener resultados positivos, lo que quiere decir es que emociones es igual a resultados.

Pensamientos = Emociones
Emociones = Resultados

Entonces empieza por cambiar la raíz del problema, cambia tus pensamientos y tus resultados serán otros. Nunca seas una victima, mejor conviértete en creador de circunstancias para salir del problema.

Si piensas que las cosas son terribles que tus problema no tiene solución (pensamiento negativo) Entonces las emociones (negativas) serán de angustia y desesperanza (emociones limitantes), lo que te llevaría a obtener resultados de la misma naturaleza con que se creó.

Por el contrario si te enfocas en lo POSITIVO eso es lo que vas a recibir como resultado.
Por ejemplo; Piénsalo por un instante. Cuando te encuentres metido en un problema, tu mente empieza instintivamente por buscar respuestas de manera inconciente y entonces te preguntas ¿Por qué me sucede esto a mí? O le echamos la culpa a Dios ¿Por qué Dios me hace esto o no me da aquello? Con estas preguntas estamos bloqueando la mente inconciente y simplemente nos convertimos en victimas de las circunstancias o de Dios, pero no encontramos respuestas a nuestra problemática. Errar es humano, pero echarle la culpa a otras personas o a Dios es una tontería!

Llorar no sirve de nada, haz lo que tengas que hacer y déjate de tonterías.
Lo que debes hacer ahora es cambiar la forma de realizarte preguntas, entendiendo que todas las respuestas están escondidas en tu interior, lo verdaderamente importante es entender que la manera en que realices estas preguntas, es que obtendrás respuestas y recursos de poder que te permitan evolucionar.
Cuando te encuentres en problemas pregúntate ¿Para que me puede servir este problema? ¿Qué puedo aprender de esta situación?
Posiblemente la respuesta en tu mente inconciente pueda tardar algunos días o semanas en llegar, pero una vez que encuentres la respuesta en tu interior habrás crecido enormemente y evolucionado al siguiente nivel.

Cuando entendí que controlando mis pensamientos yo podía cambiar también mi manera de actuar, descubrí, que es mejor vivir feliz que vivir angustiado. Siempre podrás tener un motivo para estar molesto(a) angustiado(a), infeliz. Es mucho mejor tener cientos de motivos para vivir inmensamente feliz y sonreírle a la vida.
Pero el mejor consejo que te puedo dar para salir fortalecido(a) AHORA es CONFIA EN DIOS. El nunca se quedará callado ante tus plegarias.
“Nuestros sufrimientos son caricias bondadosas de Dios, llamándonos para que nos volvamos a Él, y para hacernos reconocer que no somos nosotros los que controlamos nuestras vidas, sino que es Dios quien tiene el control, y podemos confiar plenamente en Él”.
Madre Teresa de Calcuta

Sinceramente
Francisco Yañez
Conferencista
www.seminarios.com.mx

Una historia real…Escucha a los demás!

Una señora, con un desteñido vestido de algodón, y su esposo, con un no traje barato, bajaron del tren en Boston, y caminaron suavemente, sin haber sacado una cita se dirigieron a la oficina del presidente de la Universidad de Harvard.
La secretaria del presidente una mujer grosera y aspera no tardó en adivinar que esos campesinos no tenían nada que hacer ahí. “Quisiéramos ver al presidente”, pidieron cortésmente. “Está ocupado muy ocupado”, contesto la secretaria. “Esperaremos”, replicó la mujer.
Por horas, la secretaria los ignoró, esperando que la pareja finalmente se fueran, pero ellos se mantenían esperando por horas.
Al descubrir que nunca se irían hasta ver al presidente, la secretaria decidió decirle al presidente lo que sucedia. “Tal vez si usted conversa con ellos unos minutos, se irán”, le dijo.
Él, con una mueca de desagrado, asintió. Con el ceño cerrado y paso arrogante, se dirigió hacia la pareja.
Pregunto ¿Qué necesitan?
La mujer le dijo: “Tuvimos un hijo en Harvard, sólo por un año. Se enamoró de esta universidad. Fue feliz aquí. Pero hace un año murió en un accidente. Mi esposo y yo deseamos levantar un memorial en recuerdo de él en alguna parte del campus”
El presidente le respondió molesto e incrédulo: “Señora, no podemos poner una estatua por cada alumno de Harvard que fallezca. La universidad parecería un cementerio”.
“Oh no”, aclaró la mujer, “no deseamos erigir una estatua. Queremos donar un edificio a Harvard”. El presidente suspiró enfadado, echó una mirada a la pobre vestimenta de la pareja, y exclamó:
“¿No saben lo que dicen un edificio?
¿Tienen idea de cuánto cuesta un edificio?
¡Hemos gastado más de siete millones y medio de dólares en los edificios que ven aquí, en Harvard!”.
Por un momento la mujer se quedó en silencio. El presidente por fin sintió alivio. Tal vez ahora podría deshacerse de ellos.
La señora miró a su esposo y le dijo suavemente:
“¿Eso es todo lo que cuesta iniciar una universidad?
¿Por qué no iniciamos la nuestra?”.
Su esposo asintió. El presidente se sintió de pronto confuso y desconcertado. El Sr. Leland Stanford y su esposa se levantaron y se fueron.
Viajaron a Palo Alto, California, donde establecieron la universidad que lleva su apellido, en memoria de un hijo del que Harvard no se interesó».

Escrito por Malcolm Forbes, hijo del fundador de la revista Forbes.

La estatua de Buda de oro

 

La estatua del Buda de barro alcanzaba casi tres metros de altura. Durante generaciones había sido considerada sagrada por los habitantes del lugar.

Un día, debido al crecimiento de la ciudad, decidieron trasladarla a un sitio más apropiado.

Esta delicada tarea le fue encomendada a un reconocido monje, quien, después de planificar detenidamente, comenzó su misión. Fue tan mala su fortuna que, al mover la estatua, ésta se deslizó y cayó, agrietándose en varias partes.

Compungidos, el monje y su equipo decidieron pasar la noche meditando sobre las alternativas. Fueron unas horas largas, oscuras y lluviosas.

El monje, en vez de desesperarse, se enfocó en encontrar una salida. De repente, al observar la escultura res- quebrajada, cayó en cuenta que la luz de su vela se reflejaba a través de las grietas de la estatua.

Pensó que eran las gotas de lluvia. Se acercó a la grieta y observó que detrás del barro había algo, pero no estaba seguro qué. Lo consultó con sus colegas y decidió tomar un riesgo que parecía una locura: Pidió un martillo y comenzó a romper el barro, descubriendo que debajo se escondía un Buda de oro sólido de casi tres metros de altura. Durante siglos este hermoso tesoro había sido cubierto por el ordinario barro. Los historiadores hallaron pruebas que demostraban que, en una época, el pueblo iba a ser atacado por bandidos. Los pobladores, para proteger su tesoro, lo cubrieron con barro para que pareciera común y ordinario.

El pueblo fue atacado y saqueado, pero el Buda fue ignorado por los bandidos. Después, los sobrevivientes pensaron que era mejor seguir ocultándolo detrás del barro. Con el tiempo, la gente comenzó a pensar que el Buda de Oro era una leyenda o un invento de los viejos. Hasta que, finalmente, todos olvidaron el verdadero tesoro porque pensaron que algo tan hermoso no podía ser cierto.

Pero, nuestros tesoros son nuestra capacidad de dar, disfrutar, agradecer, reír; de perdonar, de soñar en grande, de pasar por encima de las pequeñeces y de valorar en uno mismo y en otros lo que verdaderamente es importante.

Arriésgate a ver tu vida a través del barro y te darás cuenta de que eres un tesoro rodeado de riquezas.

La vasija agrietada

 

Un cargador de agua de la India tenia dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón; la otra, en cambio, tenía varias grietas y cuando llegaba a su destino solo tenía la mitad del agua.

Durante dos años completos esto fue así diariamente y, desde luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabia perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le hablo al aguador

diciéndole: “Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo por- que debido a mis grietas solo puedes entregar la mitad de mi carga y únicamente obtienes la mitad del valor que deberías recibir.” El aguador apesadumbrado, le dijo compasivamente: “Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino”.

Así lo hizo la tinaja y, en efecto, vio muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto; pero de todos modos se sintió apenada por- que al final solo quedaba dentro de si la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo nuevamente: “Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas, todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi madre. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza. ¿Te diste cuenta de que las flores solo crecen en tu lado del camino?”

Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Todos somos vasijas agrietadas y debemos saber que siempre existe la posibilidad de aprovechar las grietas para obtener buenos resultados. Uno no deja de reír por hacerse viejo, se hace uno viejo por dejar de reír.

Los baches también conforman el camino…

Dale sentido a tu miedo- Una lección de Napoleon


 

Cuentan que Napoleón amaba mucho a su tropa, y que era un experto en como la manejaba, por eso su ejército lo seguía y confiaba en el plenamente.

En aquel entonces no se hablaba de las relaciones humanas pero las practicaban con gran éxito.

En cierta ocasión, antes de partir a una misión muy peligrosa donde el gran Corso sabía que sus hombres iban a perecer ordenó que formaran a su tropa para alentarla e inspeccionarla personal- mente. Imponente, montado en su caballo blanco, Bonaparte empezó su revista.

Queriendo hacerlo en forma muy personal, desmontó y a pie, fue saludándolos uno por uno, deteniéndose aquí y allá. Monsieur Bouver, que bueno que cuente con usted. Le contestó el otro; ”Gracias mi General siempre a sus órdenes”. Jean Clair, con su experiencia vamos a triunfar. ”Así lo espero Señor”. Llegó al fin ante un muchacho, joven teniente que al verlo, pálido y tembloroso lo saludó. ¿Está listo? Le preguntó, clavando en él su mirada de águila.

El joven con voz entrecortada respondió: ”Sí mi General”. El emperador lo miró profundamente y le dijo; Pero estas temblando, ¿tienes miedo? ”Sí mi general, pero estoy en mi puesto y esto es lo que importa”.

Nosotros como este joven muchas veces tenemos miedo, estamos aterrados por lo que estamos viviendo: De no saber tomar decisiones. De no saber que hacer en determinadas situaciones.

A nosotros mismos. A tantas cosas.

¡SI N EMBARGO ESTO NO DEBE AFLIGIRNOS! No podemos fallar, tenemos un general mucho más grande que Napoleón y a él nos debemos encomendar, ponernos en sus manos sin perder la fe, no importa que estemos asustados, angustiados y con miedo. Lo importante es estar en nuestro puesto, listo para dar la batalla, firme y a sus órdenes, SEÑOR.

No pierdas tus sueños

 

Ante un grupo de niños un hombre narró la siguiente historia:

Había una vez un muchacho quien era hijo de un entrenador de caballos. El padre del muchacho era pobre y contaba con apenas unos pocos recursos para mantener a su familia y mandar al muchacho a la escuela.

Una mañana en la escuela, estando el muchacho en la clase, el profesor les pidió a los alumnos que escribieran la meta que quisieran alcanzar para cuando fueran adultos.

El joven escribió una composición de siete páginas esa noche en la que describía su meta. Escribió su sueño con mucho detalle y hasta dibujó un plano de todo el proyecto: el rancho, las pesebre- ras, la ganadería, el terreno y la casa en la que quería vivir; en fin, puso todo su corazón en el proyecto y al día siguiente lo entregó al profesor.

Dos días más tarde, recibió de vuelta su trabajo reprobado, y con una nota que decía: “venga a verme después de clases”. El chico del sueño fue a ver a su profesor y le preguntó ¿por qué me reprobó? El profesor le dijo: “es un sueño poco realista para un chico como tú. No tienes recursos; vienes de una familia pobre. Para tener lo que quieres hacen falta muchas cosas y además mucho dinero. Tienes que comprar el terreno, pagar por la cría original y después tendrás muchos gastos de mantenimiento. No podrías hacerlo de ninguna manera. A continuación el profesor agregó: si vuelves a hacer el trabajo con objetivos más realistas, reconsideraré tu nota”.

El chico volvió a su casa y pensó mucho. También le preguntó a su padre qué debía hacer. Éste le respondió: “mira hijo, tienes que decidir por ti mismo; de todos modos, creo que es una decisión importante para ti, ¿cierto?”

Finalmente después de reflexionar durante una semana, el chico entregó el mismo trabajo, sin hacer cambio alguno. Le dijo al profesor: “usted puede quedarse con mi mala nota, yo me quedaré con mi sueño”.

Al concluir el hombre miró a los niños y les dijo: “les cuento esta historia porque es mi historia. Aquí estamos en medio de la casa de mis sueños, dentro del rancho que me propuse conseguir por que esa era la meta de mi vida. Aún conservo aquella tareadel colegio enmarcada sobre la chimenea”.

Luego agregó: “lo mejor de la historia es que hace dos años, ese mismo profesor trajo a treinta chicos a visitar mi rancho. Y al irse el profesor me dijo: ‘mira, ahora puedo decírtelo. Cuando era tu profesor, era una especie de ladrón de sueños. Durante esos años, les robé un montón de sueños a los niños. Por suerte tuviste la suficiente fortaleza para no abandonar el tuyo’.”

No dejemos que nadie nos robe nuestros sueños, ni tampoco les robemos a otros los suyos.