Category: Blog de superación

Dr. César Lozano curso gratis

Dr. César Lozano curso gratis

Dr. César Lozano curso gratis

Por primera ocasión una entrevista al Dr César Lozano en Hangout donde lo vemos jovial y con estilo natural y fresco, mientras se encontraba relajándose en un rancho de su propiedad en el estado de Nuevo León.

Con su estilo sencillo, natural  y con gran humildad compartió que no siempre tuvo un carácter fácil muy al contrario  Lozano era muy difícil. En el pasado era una persona difícil y complicada, sin embargo a través de trabajar  su carácter fue cambiando la manera de interpretar la vida y el enfoque encontrando el lado positivo de las cosas. Ahora es un gran orador y conferencista

De ahí surge el curso EL PODER DEL PENSAMIENTO POSITIVO que está diseñado para tomarlo en línea desde la comodidad de una conexión a internet con una tablet, pc o un móvil, así de simple.

El Dr Lozano asegura que con un trabajo disciplinado es posible romper los patrones y realizar grandes cambios y forjar una actitud positiva y alegre.

Dr. César Lozano curso gratis

DESCARGAR TU REGALO

 

 

 

 

Dejanos tus comentarios y comparte con tus amigos.

¿Cómo aprendo a perdonar…. Si no puedo olvidar?

¿Cómo aprendo a perdonar…. Si no puedo olvidar?

Perdonar jovencita que necesita sanar un dolor de mamá

El perdón es el paso previo a liberarte para que sigas creciendo y alcances la felicidad. Si no perdonas te mantienes amargado por supuestas desavenencias con personas, las críticas recibidas que consideras injustas, las agresiones almacenadas por antiguos amigos o personas cercanas, y en general, molestias e incomodidades que te rondan la cabeza sin dejarte reconciliar el sueño. Te voy a dar algunos tips para que aprendas a perdonar y te liberes de semejante peso.

Comienza por perdonarte a ti mismo:

 

Detrás de toda molestia en las relaciones humanas, existe un sentimiento de culpa propio que es el que realmente impide que perdones a los demás. Por ejemplo, un amigo o amiga te quita la pareja, y lo normal es que tomes la decisión de no perdonarle nunca su falta. En este caso lo real es que te sientes culpable por haber permitido que tu amigo te quitara la pareja, sentimiento que es superior al odio que existe por la otra persona. Comienza por perdonarte y no culparte por ser el que facilitó el hecho. Si logras perdonarte luego será más fácil perdonar a los demás.

 

Si dejas presente la ira y el rencor, el único afectado eres tú mismo:

 

Revisemos cómo te sientes cuando dejas la ira y el rencor presente. Tu mente le da vueltas al mismo asunto negativo, impidiendo o dificultando que pienses o hagas otras actividades. Se te dificulta dormir y descansar. Sientes amargura y tristeza hasta llegar a la desmotivación. Tu cuerpo se tensa y te cansas. Te impide ser feliz y los fantasmas del engaño o agresión te regresan una y otra vez. Con la ira y el rencor no agredes a tu enemigo y por el contrario, te haces más daño. La solución es liberarte a través del perdón.

 

Así no puedas verificarlo, cree en el destino:

 

Una estrategia para superar los problemas del pasado en el que se encuentran involucrados personas, es creer que el destino existe y no existía forma de evitarlo. Por ejemplo, en un asalto a una Entidad Financiera, el ladrón dispara y una bala pérdida mata desafortunadamente a un familiar. Es natural que surja la ira y el odio hacia esa persona, que le quitó la vida a tu ser querido y te decidas a nunca perdonar el hecho. Pero si crees que existe un mejor futuro para tu familiar y que era necesario, que pasara el infortunio en ese momento por los designios de un Ser Superior, te será más fácil perdonar y hasta olvidar, para seguir adelante. Ya no puedes hacer nada y no es útil que sigas amargado por lo sucedido.

 

Cambia tus hábitos y realiza cambios significativos:

 

Uno de los más grandes inconvenientes para olvidar y perdonar, es seguir realizando las rutinas que te recuerdan el daño, visitar los mismos lugares, repetir la escena que tanto te hace daño. Los malos recuerdos se siguen activando por culpa del entorno que te impide olvidar. En el caso de la separación de tu pareja, lo mejor es no seguir visitando el mismo restaurante, ni los mismos lugares especiales que te traen a la mente su recuerdo. Si es necesario cambia de espacio, renueva tu vida y sigue adelante.

 

Reemplaza un pensamiento dañino por otro benéfico:

 

No es fácil borrar de la mente los sometimientos que han dejado huella, pero sí puedes decidir llenar el espacio con nuevos pensamientos, que te produzcan placer y alegría. Imagínate que pintaste de color rojo un cuadro, el cual no puedes ya borrar, pero sí puedes utilizar un nuevo color, como podría ser el amarillo o naranja para pintar encima. En la medida que le dediques tiempo a pintar encima con diferentes colores, lograrás que el recuerdo del color rojo desaparezca. Lo mismo podrás hacer para olvidar la negatividad de tu vida.


Aprender a perdonar es fundamental para que no te amarres a tu pasado, ni al rencor, ni al odio. Comienza por perdonarte a ti mismo, por la omisión o cualquier intento de sentirte culpable. Reconoce que no vale la pena seguir sufriendo ya que el único afectado serás tú mismo. Cree en el destino inevitable cuando ya no puedes cambiar el hecho. Cambia tus hábitos por nuevos desafíos y reemplaza lo negativo, pintando encima nuevas verdades y eventos agradables.

 

¿Cómo hago para agradar más a la gente?

¿Cómo hago para agradar más a la gente?

Hablar en público

Hablar en público

 

¿Cómo hago para agradar más a la gente?

 

Si eres de las personas que se preocupa por agradar a los demás, olvídalo! No es el camino que te lleve al éxito ni a ser feliz. Si intentas agradar a la gente necesitarías desarrollar múltiples personalidades, porque cada quien busca aspectos diferentes de acuerdo con su conveniencia. Es mejor buscar agradarte a ti mismo y sentirte bien con lo que eres.

 

No busques agradar a la pareja:

 

Un error muy común cuando te encuentras en el inicio de una relación emocional es intentar agradar a tu pareja, buscando un fin noble que es mantenerla satisfecha. Por ejemplo, complacerla en todo así no te sientas a gusto con ello, como ver juntos fútbol o ir a determinado tipo de espectáculos que te desagradan, al estilo de la fiesta taurina para algunos. Sin duda las relaciones se desarrollan dentro del dar y recibir, ceder, negociar y servir, pero no hasta llegar al punto de perder tu propia identidad.

 

No busques agradar a tu jefe:

 

Pareciera un estilo de buenas maneras, intentar agradar al jefe en todo, para sentirte apreciado y valorado. Esta actitud te llevará a conseguir todo lo contrario, porque si te respetas muy poco, menos podrás pedir respeto a los demás. Cada empresa tiene su cultura de manejo de las relaciones, pero siempre será bienvenido contar con profesionales que irradien alta autoestima, criterio e identidad propia, y a la larga los jefes no se sentirán cómodos con personas que les digan sí a todo.

 

La gente brilla por tener identidad propia:

 

Intenta traer a tu mente la imagen de una persona, que admires y que consideres que es admirada por la gran mayoría. Son personas que al entrar a una reunión despiertan interés, cuando hablan todos le escuchan con admiración, sus palabras muestran seguridad y convencimiento. Este estilo de personas, que se acercan mucho al ideal de éxito e influencia, presentan un factor común: todos tienen una identidad, se diferencian del común, se quieren a sí mismos y lo proyectan a su entorno.

 

Proyectar alegría:

 

Los líderes más admirados son personas que sonríen y muestran una alegría que les sale por los poros de la piel. No existe una emoción positiva más contagiosa que la alegría, la cual es apreciada por todos, porque nos gusta sentir placer, ser optimistas y conseguir la felicidad. Ten cuidado de no fingir la alegría porque se te notará a leguas. Cultiva la alegría desde tu interior, siendo optimista y agradecido. Disfrutar tu actividad y relacionarte con las personas, para aprender y servir.

 

Abrir los sentidos a las necesidades de tu entorno:

 

No somos seres aislados y exclusivamente individualistas. Por el contrario, nuestra razón de ser es la de compartir, vivir en comunidad y trabajar en equipo. Si estás dispuesto a compartir tu mundo y aceptar el de los demás, con seguridad estarás dando los pasos correctos hacia las relaciones fructíferas y benéficas. Los sentidos deben abrirse para captar y entender el entorno, las necesidades de las personas, sus propias limitaciones y necesidades. Comprender al otro es dar un paso hacia la reconciliación y el trabajo en equipo. Todos admiramos a quien nos comprende de manera desinteresada.

 

Vive tu vida intensamente y deja que los demás hagan lo propio:

 

No existe una actitud más bloqueadora de las relaciones que las dictaduras, intentar obligar a los demás a que actúen de acuerdo a nuestros principios, o impedirles que desarrollen su propia individualidad. Vive y deja vivir, éste debe convertirse en tu precepto. Todos debemos tener nuestras propias libertades de pensamiento, sentimiento, actuación y creencias. En la diversidad está el placer y la admiración.

 

No debes buscar agradar a los demás, sino ocuparte de mostrar tu individualidad con orgullo. Las personas reconocerán tu valor y apreciarán lo que te distingue. Eso será suficiente para que brilles y seas exitoso.

 

No me gusta mi trabajo … ¿Qué hago?

No me gusta mi trabajo … ¿Qué hago?

no me gusta mi trabajo

 

Si diéramos una respuesta rápida a la pregunta relacionada con la ausencia de pasión por tu trabajo, a pesar de que te gusta, sería la de que deberías buscar cambiar de actividad por otra, que sí logre moverte el deseo y luego la pasión. La razón es sencilla, la pasión mueve al mundo, logra que obtengas resultados nunca imaginados, disfrutas de la actividad y tu bienestar se incrementa incluyendo la prosperidad.

¿En qué consiste la pasión?

 

La pasión es una emoción en donde se mezcla el deseo, el amor, el interés, el atractivo y por supuesto, la acción representada en entrega por la actividad en la que sientes tan nobles emociones. La pasión es un fuego que se enciende y nunca debe parar de brillar, porque representa ese combustible especial que te dará las fuerzas para lograr mejores resultados. Si se trata de tu pareja, el mejor resultado es que la relación funcione plena de amor. En el caso del trabajo, la pasión se ve reflejada en alegría y disfrute al máximo de tu actividad.

¿Cómo despertar la pasión?

 

El caso extremo y fácil para despertar la pasión, es cambiar de actividad por otra que te guste más, normalmente relacionada con los hobbies y aficiones. Pero como no siempre es posible, o por lo menos de inmediato, debes encontrar las herramientas y los medios para que tu pasión evolucione dentro de tu actividad actual. Para ello, debes empezar por eliminar de tu mente que la actividad es un trabajo o que te cuesta realizarlo. Por el contrario, tu actitud hacia la actividad debe ser de agrado y alegría suprema, para que despierte en ti el interés. La pasión surge cuando encuentras la misión y objetivo de lo que estás haciendo. Por ejemplo, no es lo mismo poner ladrillos simplemente o realizarlo para construir el edificio más grande del mundo. Igualmente, la pasión se desarrolla cuando observas el detalle y deseas convertirte en especialista, lo cual es notorio en el caso del deportista o el artista, y por qué no debe serlo para el profesional en cualquier campo.

Qué efectos tiene trabajar o relacionarte sin pasión:

 

Una persona sin pasión pasa desapercibida y da lo mismo si está o no presente. En el trabajo un líder que no muestra pasión nadie le seguirá, y un trabajador con mínima pasión demostrará pocas ganas y malos resultados. En las relaciones la falta de pasión hará ver las cosas rutinarias y no despertará el fuego del amor. Sin pasión te mostrarás cansado y agotado, aburrido y agobiado, falto de interés y desmotivado.

 

Debes encontrar aquello que te motiva:

 

La pasión y la motivación van de la mano, así que la mejor manera de despertar la pasión es buscar los motivos para interesarte. Pueden ser simples detalles, como sentirte apreciado por hacer bien las cosas o recompensado por dedicarte con mayor ímpetu, pero también los motivos pueden ser más profundos, como satisfacer las necesidades de los clientes o cumplir tu misión en la vida.

 

Debes ir más allá de lo aparente:

 

Sin importar la labor o la actividad específica, todas tienen un ángulo optimista y un reto por qué luchar. Detrás de los números del financiero existe un fin mayor, representado en las utilidades y la rentabilidad del negocio. Las labores administrativas y operativas se encargan de la gestión y eficiencia de la empresa. El portero es el primer representante de servicio de la tienda. El mensajero es la imagen de la empresa ante sus clientes, y así podríamos seguir con todas las labores por mínimas que parezcan. Cuando encuentras el lado optimista y la finalidad de cada actividad, con seguridad podrás despertar tu pasión al realizarla.

Si deseas apasionarte con tu pareja, tu trabajo y tu vida, sólo debes cambiar el lente para visualizar cosas hermosas, que sean un reto, interesantes y con todos los colores del arco iris. Mira los detalles, la finalidad última, tu importante aporte y lo que logras al final de la cadena.

 

Los retos de ser un gran líder que deja huella

Los retos de ser un gran líder que deja huella

Man jump through the gap on sunset fiery background.

Las personas y los líderes debemos dejar huellas en las personas y los entornos con los cuales

interactuamos y en donde nos desenvolvemos. No se justificaría pasar por nuestras vidas

en forma intrascendente y sin pena ni gloria. Dejar huella significa haber impactado en los

comportamientos y actitudes de nuestros semejantes. Dejar huella se relaciona con obtener

resultados que se distingan por lo especial y diferentes, ser superiores a lo común y ordinario.

Dejar huella es asumir las responsabilidades y no eludir los problemas.

A qué retos se enfrenta un líder:

 

Todo líder se enfrenta a retos internos que tienen que ver con su propio crecimiento y limitaciones,

y al mismo tiempo se enfrenta a retos externos relacionados con las personas a las cuales dirige y

el entorno que les rodea, los cuales afectan para crear amenazas y oportunidades.

Enfrentar los retos internos y superarse:

 

Los retos internos obedecen a hechos propiciados por sus inseguridades y miedos, creencias

y hábitos arraigados, tipo de personalidad y resistencia al cambio. Por ejemplo, un líder

puede temerle miedo al cambio de jefe debido a experiencias pasadas traumáticas, viéndose

influenciado negativamente por ellas en su comportamiento como guía ante su grupo. Podría dejar

de tomar las decisiones propias de su cargo y las relaciones con sus subalternos se deteriorarían.

El reto como líder en este caso en particular es sobreponerse a sus miedos para enfrentarlos y no

dejarse paralizar ante un futuro incierto, afectando sus actuaciones en el presente.

 

Actuar oportunamente ante los retos externos:

 

Los retos externos se relacionan con el manejo de los conflictos dentro de su equipo de trabajo,

y la gestión de las actividades diarias en conjunto con las de largo plazo para lograr resultados

en el presente y futuro. De otra parte, los retos externos también involucran enfrentar los cambios

propios del negocio, atender las críticas y presiones, superar las adversidades y eventos que

se salen de lo planificado, reorientar los recursos para que se superen las dificultades y hechos

inesperados. Por ejemplo, un líder puede hacerse el ciego para no enfrentar los conflictos entre

dos o más personas dentro de su grupo de trabajo, afectando con esta actitud la fluidez de la

comunicación y el trabajo en equipo. El reto en este caso es que el líder debe salirse de su zona

de confort para atender los conflictos sin dar espera a que se aumenten por inacción.

 

Ser consciente de los retos y proveerse de herramientas:

 

Un líder debe ser consciente de todos los retos que debe enfrentar cuando decide asumir su rol

protagónico. Para lo cual debe cultivar valores relacionados con la valentía para que le den las

fuerzas que va a necesitar, la iniciativa y sabiduría para no postergar sus decisiones ni sus actos,

la apertura para que dentro de su subjetividad natural pueda ser justo y equilibrado, el dinamismo

e intuición para superar y liderar los cambios, la creatividad para encontrar soluciones a todo

inconveniente, la generosidad para encontrar los factores que integran y de esta forma superar las

desuniones y conflictos.

Encontrar las claves para dejar huella:

 

Las huellas se dejan cuando se hace las cosas con amor, decisión, empeño, foco y flexibilidad.

Un líder podrá dejar huella en su labor cuando pone a su gente por encima de los procesos, toma

las decisiones pensando en el bienestar general y el de cada uno de los integrantes de su grupo,

es proactivo y no desfallece hasta alcanzar sus metas, utiliza y canaliza los recursos para hacer lo

que genera valor y es importante, y es flexible para escuchar sus sonidos internos y aquellos que

emite su entorno los cuales le servirán de retroalimentación para mejorar su liderazgo.

En alguna oportunidad escuché un consejo de un jefe el cual conservo y cultivo, quien me decía

que el verdadero líder debe convertirse en un amortiguador ante su grupo, para que a pesar de

ser consciente de las altas presiones que existen y le bombardean, nunca deberá transmitirlas a

su equipo sin haberlas antes amortiguado y filtrado. El líder que deja huella conoce su rol y sus

retos, no los elude y los enfrenta con pasión y todas sus energías.

Cómo capacitarte para ser el mejor líder

Cómo capacitarte para ser el mejor líder

entrenamiento
Ser el mejor líder es una meta de largo plazo que nunca se detiene, lo cual exige mantenerte

en constante capacitación, para llegar y sostener los lugares de privilegio. El liderazgo no es un

atributo que se trabaja hasta que se alcanza, sino que debe seguir creciendo, porque los entornos

cambian, la gente se supera y exige cada vez más, la competitividad pone metas más exigentes

a superar, la tecnología provee herramientas para hablar en público, el talento y los recursos

necesitan mejores condiciones y facilitadores que les permita alcanzar desempeños superiores.

¿En qué aspectos deberás capacitarte?

 

En aquellos que seas más fuerte con el fin de sostener tu ventaja competitiva, y en los que seas

débil pero detectes oportunidades de crecimiento para fortalecer tu posición. Por ejemplo, un líder

que es muy fuerte en la habilidad para comunicar y relacionarse con las personas, deberá por

principio seguir actualizándose en estas áreas comerciales y de hablar en público para no perder

vigencia. Pero si encuentra que es débil en su seguimiento de tareas sería recomendable unos

cursos de capacitación en administración del tiempo y gestión de procesos, porque un liderazgo

sin seguimiento no será eficiente ni efectivo.

El comportamiento humano evoluciona:

 

La gente cada vez se encuentra más preparada, sólo basta con mirar a los niños y jóvenes, su

destreza par el uso de internet y las redes sociales, su carácter e irreverencia, su seguridad y

empuje hasta lograr lo que se proponen. El líder debe entender estas nuevas tendencias en el

comportamiento humano para modificar su gestión, tipo de motivación, uso de la delegación en el

trabajo que le entregue nuevas libertades a un público que necesita nuevos retos e incentivos. Tal

vez necesitas capacitarte para llegar con contundencia e impacto a las nuevas generaciones. Al

hablar en público, tu lenguaje y herramientas también deben encontrarse a tono del público cada

vez más joven.

El entorno y los negocios exigen mejores destrezas:

 

Hoy en día necesitas pensar rápido para entender los cambios y requieres actuar rápido para

aprovechar las oportunidades antes de tus competidores. Los negocios deben ser buenos, bonitos

y baratos. El líder debes asumir el estrés como nunca antes sin dejarse afectar para poder pensar

y actuar ágil. Como facilitador de grupos debe ser capaz de influir igual de rápido y efectivo en la

mente y actuación de las personas para que ellos fluyan con esos retos del entorno. Necesitas

capacitarte para manejar grandes volúmenes de información y poder extractar lo importante,

desarrollar tu inteligencia emocional para que el estrés no te afecte y en cambio te beneficie,

aprender de PNL o programación neurolinguística para mejorar tu poder y agilidad de influencia en

la gente.

El líder requiere un poder de adaptación e influencia:

 

Adaptarse al cambio siempre será una necesidad en el mundo actual, pero el líder deberá ir más

allá para moverse como pez en el agua, y en algunos momentos ser capaz de provocar el cambio

para que le beneficie. Capacitarse en las técnicas de adaptación e influencia es un requisito para

el líder actual.

 

Liderazgo Situacional:

 

La gente es diferente de mil maneras hasta el punto de respetar su propia individualidad. Por

ello no podrás como líder tratar a todo el equipo por igual, cada quien necesita su propia receta.

Algunos necesitarán más o menos supervisión directa, diferentes formas de motivarse, variación

en el estilo de seguimiento, y un sistema de formación y crecimiento propio. El líder debe

capacitarse para entender a cada individuo y actuar según la persona y la situación. Un liderazgo

Situacional se hace más que necesario.

Ser mejor líder en la época actual requiere una capacitación constante, para que tu percepción

y sensibilidad hacia la gente y el entorno se agudice, aprenda las técnicas de motivación para

las nuevas generaciones, descubra qué les permite lograr mejores desempeños, ser capaz de

manejar el intenso estrés y un volumen de información exagerado, poder ser ágil mental y en sus

actuaciones.

Al hablar en público deberás hacer uso de las nuevas tecnologías e inspirar a tu

audiencia para influir en sus comportamientos y actitudes.

Siento unos celos incontrolables… ¿Qué hacer?

Siento unos celos incontrolables… ¿Qué hacer?

celos

 

Con seguridad te ha pasado alguno de los siguientes acontecimientos en tu vida: molestia porque

tu pareja es muy amable con algún amigo o amiga, envidia con algún compañero de trabajo

debido a las supuestas preferencias del jefe, ira ocasionada porque las cosas no te salen tan bien

como a tu vecino. En todos los casos existen unos celos por las personas cercanas a tu entorno

familiar, laboral o del vecindario, generado por un sentimiento de peligro por perder lo que has

ganado o lo que crees que te mereces, relacionado con tu pareja, el puesto de trabajo o tu vida en

general.

¿En realidad qué son los celos?

 

Los celos son un sentimiento que resulta de haber racionalizado una emoción. En el caso de los

celos amorosos, tu sientes que tu pareja sonríe mucho con otra persona y eso te lleva a pensar o

racionalizar que ya no te van a querer lo mismo o que se pueden separar de ti o que vas a perder

la relación tan bonita que mantenías. La racionalización de esta emoción de incomodidad o de

miedo se convierte en celos hacia tu contrincante en la relación de pareja.

 

En lo que respecta a los celos laborales o profesionales, al ver que tu jefe realiza gestos cordiales

con algún compañero, puedes pensar que le va a favorecer en un futuro ascenso y por ello surgen

los celos, matizados con un poco de odio y envidia. Tu mente es tan poderosa que utilizas la

imaginación de la peor manera, pensando un escenario catastrófico que la gran mayoría de las

veces nunca va a acontecer.

 

¿Cómo afectan los celos en tu desarrollo y relaciones?

 

Los celos infundados hacen que tu estado de ánimo decaiga, te distraigas pensando en hechos

futuros que no van a ocurrir, disminuya tu desempeño y hasta se te dificulte descansar. Las

relaciones infectadas de celos se afectan, porque la desconfianza generada por los celos

impide llevar una comunicación fluida y cordial. Cuando tienes celos de tu pareja comienzas a

preocuparte por cualquier detalle así sea insignificante, el cual magníficas para convertirlo en un

problema y amenaza. Lo mismo ocurre en tu trabajo cuando sientes celos de tu compañero, con

quien difícilmente podrás trabajar en equipo y ser cordial.

¿Existe algo bueno en los celos?

 

Los celos te alertan y ponen tus sentidos más agudos y sensibles. Si utilizas este acontecimiento

para bien, podrás utilizarlos como una motivación para ser mejor, superarte, ser más servicial y

atento en las relaciones. Pero si en cambio, dejas que los celos te agobien y se transformen en

odio o envidia, perjudicarán tu desempeño y las relaciones.

¿Cómo controlar los celos?

 

Cuando reconoces que los celos son producto de tu pensamiento, para manejarlos necesitas

cambiar tu forma de pensar. Es cuestión de actitud hacia la vida, puedes dejar que tu mente

genere ideas negativas o positivas. Deja que el pasado ocupe su lugar y no afecte el presente, ya

que por el hecho de que alguien te haya engañado en el pasado no significa que lo hagan ahora

y se repita la escena. Se optimista y piensa siempre lo mejor de los demás, no creas que te van a

engañar o perjudicar. Atrévete a confiar en ti mismo y en los demás, si logras que tu autoestima

se eleve, los celos disminuyen en igual proporción. Cuando te sientas cargado de emociones

negativas, libéralas a través del ejercicio, en lugar de dirigir tu mala energía hacia tu entorno y

personas que se encuentran cerca de ti.

Como hablar en Público-CERTIFICACION

Si sientes celos, analiza la situación y la realidad, porque generalmente haces suposiciones

equivocadas y exageradas, basadas en tu propia desconfianza y baja autoestima, la influencia de

experiencias negativas del pasado, y escenarios ficticios al estilo de novelas los cuales creas en tu

mente.

[wp_connect_comments href=”http://seminarios.com.mx/siento-unos-celos-incontrolables-que-hacer/” width=”600″ num_posts=”6″ colorscheme=”light” /]

Aprendé cómo resolver problemas

Aprendé cómo resolver problemas

[wp_connect_comments href=”http://seminarios.com.mx/aprende-como-resolver-problemas/” width=”600″ num_posts=”6″ colorscheme=”light” /]

¿Qué tipo de líder deseas ser?

¿Qué tipo de líder deseas ser?

sorpresa  lideres

Tal vez no exista otro concepto sobre el que se haya estudiado y analizado más como en el caso

del Liderazgo, incluso por encima de hablar en público, porque sin duda se trata de un atributo

vigente y muy útil para la Academia y los Negocios, las personas y profesionales de todo tipo que

desean ser protagonistas en la sociedad y su entorno.

 

Encuentra tu individualidad:

 

La primera reflexión que surge acerca del tipo de líder que deseas ser, es recomendar que cada

líder busque su propia receta que se ajuste a la medida de su misión, visión, deseo, habilidades

y libre elección. Porque de esta manera se sentiría cómodo con su liderazgo, existiría coherencia

entre su deseo y sus actuaciones, su actividad fluiría y su naturalidad al hablar en público se

notaría a leguas.

 

Encuentra las oportunidades de ser líder:

 

Los líderes por lo general son naturales y no impuestos, ya que en este segundo caso se

denominarían jefes y no verdaderos guías. Oportunidades de encontrar tu liderazgo las tienes

en todas partes, dentro de tu familia, vecindario, plantel educativo, trabajo, equipo deportivo,

lugar donde asistes regularmente para realizar ejercicios espirituales, no importa. Siempre

podrás practicar y sacar a flote tu estilo de líder, no debes esperar a liderar y hablar en público

exclusivamente a que te encuentres en tu trabajo y te nombren jefe.

Un líder situacional:

 

El rol del líder puede variar dependiendo de su misión, siendo en algunas oportunidades la del

académico cuando necesitas explicar un nuevo procedimiento, la de supervisor cuando requieres

hacer seguimiento o corregir la actuación de alguien, la de político cuando debes dar una noticia

difícil un poco maquillada para no ser tan agresivo con la problemática, la de motivador cuando el

equipo necesita con urgencia un envión anímico, la de influenciador cuando requieres una acción

rápida y a veces un cambio. Como puedes ver un líder es un poco de todo, parecido a un artista

que debe asumir su rol y papel con responsabilidad dependiendo del momento.

El líder y sus actuaciones:

 

De acuerdo con la forma de actuar, un líder podría clasificarse en conductor, autoritario,

participativo. En el primer caso, el conductor deja el protagonismo a la gente para que maneje

la reunión y él se convierte en un facilitador. El líder autoritario impone su naturaleza y sus

instrucciones esperando que los demás le obedezcan. En cuanto al líder participativo, es el más

equilibrado de los tres roles, porque define su objetivo y plantea unas ideas preliminares, las

cuales se construyen a partir de la participación e interacción con la gente.

 

El líder y su proyección:

 

Si analizas la imagen y proyección del líder, podrías ser carismático, empático, analítico,

comprometido, complaciente, espontáneo, creativo, apasionado. Todos estos son atributos

deseables para cualquier líder. El carisma proyecta alegría y energía, la empatía muestra cercanía

con la gente, el análisis invita a la reflexión y el cambio, el compromiso es preparación y respeto,

ser complaciente es entender al cliente, la espontaneidad lleva a la sorpresa, la creatividad hace

la diferencia, y la pasión logra influir e inducir al cambio.

 

¿Qué tipo de líder deseas ser? Comenzarás por ser un líder que transmita confianza y que se

oriente con sinceridad a satisfacer las necesidades de sus seguidores. Luego buscarás ser un

planificador, estratega y orientado a los resultados a través del equipo, porque ante todo el líder

debe ser efectivo. No busques ser sólo un tipo de líder específico, porque las situaciones te

exigirán asumir roles diferentes con tus seguidores, a veces motivarlos, en otras supervisarlos,

ante todo influenciar en ellos para que trabajen en una misma dirección y den lo mejor de si

mismos.

Como hablar en Público-CERTIFICACION

Tu método para diferenciarte como líder y lograr tus objetivos y los del equipo, dependerán de

tu personalidad, forma de ser, tus cualidades como orador y conferencista. Aprenderás al hablar

en público de los demás pero no los imitarás sin poner tu sello propio. Porque el líder vale por su

capacidad de mostrar lo mejor de su interior, transmitirlo a la gente que le rodea, e inspirarla a

seguirlo.

La diferencia entre el jefe y el líder

La diferencia entre el jefe y el líder

lideres en grupo

 

La primera diferencia que encontramos entre ser un líder o un jefe, es que el liderazgo se

asume mientras que la jefatura se impone. El ideal sería que todos los jefes fueran líderes, es

decir que la investidura y responsabilidad estuvieran siempre acompañadas de liderazgo. Pero

desafortunadamente no siempre ocurre así, porque no nos preparamos para ello.

 

Energía positiva e imagen con impacto:

 

La jefatura se impone o por lo menos así lo comunica y el mensaje se transmite, mientras que el

liderazgo se irradia en forma de energía positiva. El líder no convence por su investidura ni por

instrucciones, sino por su imagen y ejemplo, a través de la palabras y sus acciones.

 

Cumplir promesas:

 

El jefe ya cuenta con un punto alto de partida para ser líder, porque formalmente le han dado el

título. Su labor será demostrar que es un título ganado y no regalado. Para ello deberá convocar

a su gente, compartir su visión, escuchar la de sus seguidores, negociar expectativas y definir las

reglas de juego, actuar siempre de frente y de acuerdo a lo acordado, demostrando coherencia

y ser fiel a sus principios. No hay mal que más erosione la imagen del líder que no hacer lo que

dice, o al voltear la espalda comenzar a incumplir los compromisos.

 

Inspirar con la palabra:

 

El líder no necesita dar órdenes, porque su palabra será suficientemente inspiradora para que

todos la sigan. Muchas veces el líder deberá corregir y recomponer el camino con más dureza,

con aquellos que no quieran escuchar y afiliarse a la causa, pero serán las excepciones, ya que el

líder previsivo debió con antelación darse cuenta del desvío para incentivar su encause.

 

Involucrar a la gente:

 

Los líderes no sólo se encargan de conseguir los resultados de grupo sino que lo realizan

involucrando a su gente en forma voluntaria e inspiradora. Dentro de sus metas estará. También

lograr el bienestar de su colaboradores y el avance hacia sus objetivos individuales. Porque se

pueden lograr tanto los objetivos de empresa como los de cada persona. Por lo menos se puede

avanzar y apoyarlos a que se avance en su consecución.

 

Incentivar para dar lo mejor:

 

El líder como el jefe tienen la misión de que los talentos y recursos asignados se enfilen a cumplir

ciertas metas y actividades específicas en el menor tiempo y con máxima calidad. El buen jefe

será a la vez un excelente líder, cuando lograr inspirar para que los talentos den siempre con

agrado lo mejor de si, para beneficio personal y del grupo.

 

Se dice de manera coloquial que la gente no puede elegir a su jefe pero si puede hacerlo con

su líder. Lo cual da ejemplo que el liderazgo se ejerce en forma voluntaria, es decir que debe

convocar las voluntades para que le sigan en su visión y actúen con pasión.

Compartir conocimiento:

 

Un líder no se siente amenazado por sus seguidores, con miedo a que le quiten el puesto. El líder

conoce su valor y ha aprendido que cuanto más comparta más gana. No depende de una jefatura

ni de un puesto para seguir creciendo en su camino. Por el contrario encuentra que existen

apoyos sobre los cuales se sirve como el hecho de ser jefe, que son transitorios. Sabe que en la

medida en que forme y prepare su gente para reemplazarlo, logrará avanzar con mayor celeridad

a mejores posiciones y retos.

Como hablar en Público-CERTIFICACION

 

Trabajar en procesos:

 

El líder y jefe deben entender que los resultados se dan en forma natural cuando has hecho bien

el proceso. Sin duda tendrás un horizonte que seguir y unos objetivos cuantificables que alcanzar,

pero se llegarán a ellos con las estrategias adecuadas y haciendo bien el proceso.

Más importante que entender la diferencia entre líder y jefe, debes comprender que para ser guía

y facilitador de grupos, te sigan y se comprometan con tus metas, debes irradiar energía positiva,

cumplir las promesas, inspirar con la palabra, involucrar a la gente, incentivar para que den lo

mejor, compartir desinteresadamente y trabajar en los procesos para llegar a la meta.