Cómo capacitarte para ser el mejor líder

entrenamiento
Ser el mejor líder es una meta de largo plazo que nunca se detiene, lo cual exige mantenerte

en constante capacitación, para llegar y sostener los lugares de privilegio. El liderazgo no es un

atributo que se trabaja hasta que se alcanza, sino que debe seguir creciendo, porque los entornos

cambian, la gente se supera y exige cada vez más, la competitividad pone metas más exigentes

a superar, la tecnología provee herramientas para hablar en público, el talento y los recursos

necesitan mejores condiciones y facilitadores que les permita alcanzar desempeños superiores.

¿En qué aspectos deberás capacitarte?

 

En aquellos que seas más fuerte con el fin de sostener tu ventaja competitiva, y en los que seas

débil pero detectes oportunidades de crecimiento para fortalecer tu posición. Por ejemplo, un líder

que es muy fuerte en la habilidad para comunicar y relacionarse con las personas, deberá por

principio seguir actualizándose en estas áreas comerciales y de hablar en público para no perder

vigencia. Pero si encuentra que es débil en su seguimiento de tareas sería recomendable unos

cursos de capacitación en administración del tiempo y gestión de procesos, porque un liderazgo

sin seguimiento no será eficiente ni efectivo.

El comportamiento humano evoluciona:

 

La gente cada vez se encuentra más preparada, sólo basta con mirar a los niños y jóvenes, su

destreza par el uso de internet y las redes sociales, su carácter e irreverencia, su seguridad y

empuje hasta lograr lo que se proponen. El líder debe entender estas nuevas tendencias en el

comportamiento humano para modificar su gestión, tipo de motivación, uso de la delegación en el

trabajo que le entregue nuevas libertades a un público que necesita nuevos retos e incentivos. Tal

vez necesitas capacitarte para llegar con contundencia e impacto a las nuevas generaciones. Al

hablar en público, tu lenguaje y herramientas también deben encontrarse a tono del público cada

vez más joven.

El entorno y los negocios exigen mejores destrezas:

 

Hoy en día necesitas pensar rápido para entender los cambios y requieres actuar rápido para

aprovechar las oportunidades antes de tus competidores. Los negocios deben ser buenos, bonitos

y baratos. El líder debes asumir el estrés como nunca antes sin dejarse afectar para poder pensar

y actuar ágil. Como facilitador de grupos debe ser capaz de influir igual de rápido y efectivo en la

mente y actuación de las personas para que ellos fluyan con esos retos del entorno. Necesitas

capacitarte para manejar grandes volúmenes de información y poder extractar lo importante,

desarrollar tu inteligencia emocional para que el estrés no te afecte y en cambio te beneficie,

aprender de PNL o programación neurolinguística para mejorar tu poder y agilidad de influencia en

la gente.

El líder requiere un poder de adaptación e influencia:

 

Adaptarse al cambio siempre será una necesidad en el mundo actual, pero el líder deberá ir más

allá para moverse como pez en el agua, y en algunos momentos ser capaz de provocar el cambio

para que le beneficie. Capacitarse en las técnicas de adaptación e influencia es un requisito para

el líder actual.

 

Liderazgo Situacional:

 

La gente es diferente de mil maneras hasta el punto de respetar su propia individualidad. Por

ello no podrás como líder tratar a todo el equipo por igual, cada quien necesita su propia receta.

Algunos necesitarán más o menos supervisión directa, diferentes formas de motivarse, variación

en el estilo de seguimiento, y un sistema de formación y crecimiento propio. El líder debe

capacitarse para entender a cada individuo y actuar según la persona y la situación. Un liderazgo

Situacional se hace más que necesario.

Ser mejor líder en la época actual requiere una capacitación constante, para que tu percepción

y sensibilidad hacia la gente y el entorno se agudice, aprenda las técnicas de motivación para

las nuevas generaciones, descubra qué les permite lograr mejores desempeños, ser capaz de

manejar el intenso estrés y un volumen de información exagerado, poder ser ágil mental y en sus

actuaciones.

Al hablar en público deberás hacer uso de las nuevas tecnologías e inspirar a tu

audiencia para influir en sus comportamientos y actitudes.