¿Qué es primero, el Orador o el Líder?

chicken and egg

 

Se parece esta pregunta a otro planteamiento relacionado

con nuestra vida diaria, en la cual intenta descubrir ¿Qué fue primero el huevo o la gallina? Por

ello, no deberíamos desgastarnos en discutir si el Orador hace al Líder o viceversa. La realidad es

que mutuamente, el Líder y el Orador, se necesitan y se nutren para ser exitosos.

El Orador y el Líder se complementan:

 

Un excelente líder necesita ser un muy buen Orador, porque hablar en público con propiedad le

facilitará su tarea de comunicar y motivar, los objetivos y metas, el camino a seguir, las novedades

y cambios del entorno, los ajustes para seguir mejorando el desempeño. Ser Orador le añade al

Líder el poder para influir en los grupos con impacto y agilidad.

La influencia de internet en el Comunicador:

 

Con el desarrollo de internet y los ambientes virtuales se podría pensar que los nuevos líderes

con habilidad para la oratoria se encuentran en extinción, ya que el mensaje escrito podría

perfectamente reemplazarla. Pero el contacto físico y presencial, ver a cada persona en la cara

y la interacción directa, facilita el vínculo emocional y potencia el poder de influencia para que se

actúe y se cambien los comportamientos. Por ello, se desarrollan teleconferencias y ambientes

virtuales para que el líder pueda seguir expresándose a través de la oratoria.

 

Ser facilitador y orientador de grupos:

 

Un excelente Orador es a la vez un muy buen Líder, porque hablar en público llegando a la gente

e influyendo en ella, se sirve de su capacidad para orientar los grupos, coordinarlos y convertirlos

en seguidores, facilitar los medios para que se trabaje en equipo y se guíen a objetivos comunes.

Motivar a las personas:

 

El Líder motiva y el Orador también, porque en ambos roles es importante lograr despertar en

cada individuo aquellos intereses que apasionan y dan la energía para que se logren mejores

resultados. Una persona motivada rinde más, se enfoca en su actividad y avanza más lejos. Por

ello, Líderes y Oradores, Coaches y Gerentes, se pasan todas sus vidas encontrando nuevas

técnicas y secretos para motivar al talento humano.

Conferencista en congreso

La importancia de la Comunicación:

 

El Orador y el Líder son excelentes comunicadores, expresan con contundencia los mensajes

y son convincentes en lo que dicen. Porque no existe mejor método para relacionarse entre las

personas, vincularse y trabajar en equipo, que la comunicación. Tu habilidad la puedes siempre

mejorar, con el manejo de la voz, el uso de las palabras adecuadas al perfil de la audiencia, la

relajación y autenticidad, el mensaje no verbal coherente con lo que dices.

 

AD-CERTIFICACION

Acercarse a la gente:

 

Tu actividad de Orador o de Líder necesita establecer lazos de unión con la gente, construir

puentes para generar espacios de interacción y crecimiento mutuo, convertirse en cómplices y

desarrollar un buen clima en donde sobresalga la cordialidad. No requieres convertirte en el mejor

amigo de la gente, pero si es indispensable una relación cordial y fluida, en donde esté presente la

confianza y el buen trato.

Si en tu responsabilidad de Líder te empeñas en mejorar la aptitud como Orador, desarrollas el

poder para influir en las personas y con ello lograr que ellos se movilicen hacia tus objetivos y

destinos comunes. Hablar en público es una muy buena herramienta para motivar, convencer,

acordar, convocar e influir.

 

[wp_eStore_buy_now_fancy id=5]